4 razones por las que su empresa necesita Departamento Financiero

publicado en: Opinión | 0

Infravalorar el Departamento Financiero tiene consecuencias a corto, medio y largo plazo. O dicho de otro modo: siempre pasa factura (y muy cara).

Departamento financiero | Mosquera Abogados | Imagen de Andreas Poike

En mi último artículo de opinión recomendaba extremar la atención en dos departamentos clave en el éxito de una empresa: el departamento comercial y el departamento financiero; y me detuve específicamente en la mala sintonía que siempre reina entre ellos así como en la infravaloración que casi todo pequeño y mediano empresario hace del financiero (fíjese que digo “casi todo empresario”, no todos por supuesto).

Hay dos motivos fundamentales por los que un empresario reniega de dotar de recursos al departamento financiero. Aunque sé que al empresario le cuesta reconocerlos, los voy a decir con claridad:

  1. El celo con el que el empresario maneja el dinero de la empresa, que en muchas ocasiones llega a confundir con el suyo propio, y sobre el que no quiere que terceros decidan porque por “algo es su empresa”;
  2. El departamento financiero se valora como un gasto y no una inversión para todo empresario que no tiene un departamento financiero amplio y potenciado, es decir: es como un mal necesario dentro de su empresa.

Además de estos dos, más comunes, existen otros dos motivos que llevan al empresario a negar recursos al departamento financiero.

El tercer motivo no es tan visible, y que proviene del éxito pasajero que puede estar disfrutando la empresa. Cuando comercialmente se factura y se ingresa mucho, los errores y fallos se tapan totalmente. En estas situaciones, erróneamente se llega a entender que no es necesario un profesional en el manejo de las finanzas. Esto ha pasado factura a cientos de empresarios en los últimos diez años en los que, por muy mala gestión financiera que realizasen, no perdían dinero porque ingresaban tanto que podían pagar todos sus errores.

La cuarta causa es más sutil: el empresario es lego en finanzas y no entiende la necesidad de profesionalizar esta área de trabajo ni los beneficios que le puede reportar. En concreto, es frecuente que no sepa ni cómo ordenar el departamento.

Reflexione sobre las cuatro causas que le señalo. ¿Se identifica con ellas?

En próximos artículos profundizaré sobre la organización del departamento financiero y los beneficios que se derivan del mismo.

 

Deja un comentario