EL DERECHO DE SEPARACIÓN DEL SOCIO MINORITARIO

EL DERECHO DE SEPARACIÓN DEL SOCIO MINORITARIO

publicado en: Opinión | 0

Tras años de suspensión, el pasado día 1 de enero del 2017 entró de nuevo en vigor el artículo 348 bis del Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital (en lo sucesivo LSC), el cual faculta al socio minoritario a separarse de la sociedad en caso de que no se repartan beneficios, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

  1. La junta general de socios no acuerde un reparto de dividendos de, al menos, un tercio de los beneficios propios de la explotación del objeto social obtenidos durante el ejercicio anterior.
  2. El socio que inste el derecho de separación haya votado a favor de la distribución de dividendos.
  3. La sociedad lleve cinco años inscrita en el Registro Mercantil.
  4. Los beneficios sean legalmente repartibles.

El socio, para poder ejercer su derecho de separación, deberá remitir comunicación por escrito (bien por carta o bien por medio electrónico que permita acreditar su envío) a la sociedad en la que manifieste su voluntad de separarse de la misma por la falta de distribución de dividendos en los términos indicados, dentro del plazo de un mes a computarse desde la fecha en que se hubiera celebrado la junta general ordinaria, sin que se requiera la aceptación de la sociedad.

El artículo 348 bis LSC contiene una rígida redacción, configurando un derecho de separación de forma automática y objetiva, obligando a la sociedad repartir un tercio de los beneficios anualmente a partir del quinto ejercicio desde su constitución, con independencia de la concreta situación económica en que se encuentre.

Ese fue el motivo por el cual, durante los años de mayor crisis, este precepto legal estuvo suspendido, tratando de evitar que, las empresas que atravesaban un momento difícil, se viesen obligadas a repartir los dividendos.

Deja un comentario